Cambio climático: tenemos 12 años para evitar el punto de no retorno

Lo más importante
  • Al ritmo de contaminación actual, el planeta habrá aumentado 1,5 grados su temperatura global.
  • Esa medida implica graves problemas ambientales, sanitarios y sociales para la humanidad, y será muy difícil revertir el escenario.
  • La salida es acelerar la implementación de tecnologías y de medidas que ya están en marcha.

* Este contenido estuvo inicialmente disponible sólo para nuestros suscriptores. ¡Sumate!

La humanidad está en un momento clave para garantizar su subsistencia frente al cambio climático. Un grupo de científicos expertos de todo el mundo asegura que el planeta alcanzaría el umbral crucial de 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales para 2030.

Llegar a este aumento global de la temperatura media precipitará el riesgo de sequías extremas, de incendios forestales, de inundaciones y de escasez de alimentos para cientos de millones de personas.

El informe fue realizado por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) a partir de más de seis mil estudios científicos y preparado por 90 autores y revisores de todo el mundo en respuesta a una invitación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), cuando aprobó el Acuerdo de París en 2015.

“No es un informe optimista. Podemos limitar la temperatura a 1,5 grados, pero eso significa hacer cambios significativos en muchas regiones y sectores. Habría que lograr una fuerte reducción de emisiones. Avanzar con las energías renovables, mayor eficiencia energética y modificaciones en transporte y en infraestructura”, afirmó Inés Camilloni, experta en ciencias de la atmósfera de la Universidad de Buenos Aires y una de las autoras del informe.

Científicos, ecologistas y dirigentes ambientales de todo el mundo coinciden en que el informe es lapidario y un llamado a la acción rápida.

“Es un mensaje de esperanza, pero con una clara advertencia: si seguimos en la trayectoria actual, caminamos hacia el abismo”, comentó la cordobesa Romina Picolotti, fundadora del Centro de Derechos Humanos y Ambiente (Cedha).

Algunas de las conclusiones del informe son:

Ya aumentó un grado

HIELOS. Un incremento más allá de los 1,5 grados, implicaría un mayor derretimiento de las capas de hielo. (AP)

HIELOS. Un incremento más allá de los 1,5 grados, implicaría un mayor derretimiento de las capas de hielo. (AP)

Ya estamos viviendo las consecuencias de un calentamiento global de un grado, con condiciones meteorológicas más extremas, crecientes niveles del mar y un menguante hielo marino en el Ártico, entre otros cambios.

1,5 es mejor que dos

Limitar el calentamiento global a 1,5 grados en lugar de dos grados es clave. Porque:

  • En 2100, la elevación del nivel global del mar sería 10 centímetros inferior.
  • La probabilidad de que el océano Ártico quede libre de hielo en verano sería de una vez por siglo, frente a un mínimo de una vez por decenio.
  • Los arrecifes de coral disminuirían entre un 70 y un 90 por ciento, en lugar de que prácticamente todos ellos desaparezcan.

“Si bien los impactos dependerán de las trayectorias, lo cierto es que son más los riesgos que se pueden evitar limitando el calentamiento a 1,5 grados que a dos grados”, aseguró Camilloni.

Frenar la pobreza

SEQUÍA. El cambio climático incrementará la frecuencia e intensidad de las sequías y otros eventos extremos. (AP)

SEQUÍA. El cambio climático incrementará la frecuencia e intensidad de las sequías y otros eventos extremos. (AP)

“Limitar el calentamiento global a 1,5 grados es esencial para lograr erradicar la pobreza y reducir las desigualdades”, aseguró Picolotti.

Esto se debe a que una temperatura global más alta provocaría pérdidas de cosechas y bajos niveles de nutrición en el maíz, en el arroz y en el trigo, especialmente en América Central y en América del Sur, en África y en Asia.

La tecnología ya está disponible

La buena noticia es que algunos tipos de medidas que se necesitarían para limitar el calentamiento global ya se están llevando a cabo en todo el mundo. Sólo sería necesario acelerarlas. Estas son:

  • Disminuir en un 45 por ciento para 2030 las emisiones netas globales de dióxido de carbono (CO2) de origen humano respecto de los niveles de 2010.
  • Incrementar la eficiencia energética en todos los sectores de la economía.

“Requiere que del 50 al 65 por ciento de la energía del mundo sea renovable (en especial la eólica y la solar). La inversión en energías renovables debe duplicarse al mismo tiempo que se debe reducir un cuarto la inversión en energías fósiles en los próximos 20 años”, detalló Picolotti.

La ambientalista también apuntó a lograr reducciones profundas en las emisiones de metano y de carbono negro (hollín), y de HFC, gases que se utilizan principalmente en el sector de la refrigeración.

Absorber CO2 no es la salvación

En el informe se afirma que, si se permite que la temperatura global supere 1,5 grados, sería necesario depender en mayor medida de técnicas que absorbieran CO2 de la atmósfera.

Pero la efectividad de estas técnicas no está probada a gran escala y algunas de ellas pueden conllevar importantes riesgos para el desarrollo sostenible.

Comentá esta nota